sábado, 23 de abril de 2011

SOÑE CON HERMIONE_cap 5

ESPERO QUE PARA USTEDES SEA UN DIA HERMOSO! y para mis amigos y amigas de lejos! pus un feliz dia de San Jordi!, y uno tambn para ron y hermione! q aun comienza el dia ♥
_______________________________

CAP 5- UN EXCITANTE ACCIDENTE

Al día siguiente, después de que Ron experimentó aquella gratificante experiencia, se vistió nuevamente, tomo la capa de Harry y se fue directamente al gran comedor. Ya pasaban de las 10 de la mañana, así que la mayoría de los alumnos ya estaban ahí. Como a la mitad de la mesa vio a Harry desayunando solo, se acercó a él y lo saludo:
-¡hola Harry!- le dijo de muy buen humor. El ojiverde lo miró unos instantes y contestó
-hola Ron, veo que amaneciste de buen humor- Ron asintió con la cabeza mientras se servía unas tostadas.
-así es... me ha servido mucho haber dormido solo- y al terminar de decir esto mordió su tostada- por cierto, aquí traigo tu capa- y se la entregó- gracias


Harry notó que su amigo estaba diferente, ya no reflejaba preocupación en sus facciones y ya no se notaba pensante.
-mmm... ¿y se puede saber por que te sirvió “mucho” haber dormido solo?- preguntó Harry intrigado
-pues...- miró alrededor como observando que nadie los pudiera oír y con la mano hizo una seña de que se acercará. Así lo hizo su amigo y le dijo en voz baja- por que he experimentado una de las mejores cosas de mi vida- dijo con cara de ilusionado. Esto no contestó la duda de Harry y le preguntó en voz baja también
-¿de qué hablas Ron?
-pues... Harry... ¿qué tú nunca te has...?- el pelirrojo titubeó, pero al recordar su experiencia terminó de preguntar- ¿nunca te has... masturbado?- termino el pelirrojo un poco nervioso
Harry se sorprendió mucho, pues esperaba todo menos, que le preguntará aquello. Lo miró mientras pensaba y respondió
-con que es eso... pues Ron, sí. Si lo he hecho, pero no creas que lo hago seguido, ¡eh!- dijo deprisa, para que su amigo no lo creyera un pervertido. Ron lo miró divertido y le dijo,
-pues yo nunca lo había hecho, pero ayer estaba...
-pensando en tu sueño con Hermione y te subió tanto la temperatura que no pudiste resistirse- lo interrumpió Harry. Ron lo miró muy sorprendido
-pues si, así ha sido...- estaba pasmado de que Harry hubiera adivinado todo lo que había pasado
-Ron, debo admitir que me sorprende mucho que nunca lo hayas hecho... y aún más, después de haber tenido aquel sueño- le dijo el ojiverde sincerándose
-pues... tenía un razón para no hacerlo, pero eso ya no importa- y el pelirrojo siguió desayunando.
-Harry... ¿y tú desde cuándo lo haces?- preguntó Ron curioso
-mmm... desde hace un par de años, en casa de los Dursley...-y así Harry empezó a contarle cuando descubrió como hacerse el amor a uno mismo:
“Un día no podía conciliar el sueño y bajé. Pasaban de las 2 de la mañana. Me puse a ver la televisión (un artefacto muggle donde se ven imágenes) y mientras cambiaba de canal, en uno encontré a una mujer desnuda, estaba en pleno acto con un hombre... la verdad aún no entendía bien este tema, pero sentí deseos inmensos de tocarme y así lo hice...y fue así como empecé a jugarme el yo-yo. Después leí en un libro muggle sobre esto y como descubrí que era lago normal lo seguí practicando (no tan frecuente), hasta ahora.”


Los chicos siguieron desayunando. Entonces Harry recordó algo, ya que con aquella conversación lo había olvidado.
-Ron, ayer Hermione quería hablar con nosotros, pero tú ya te habías ido y como no te encontró se puso furiosa
-¿y qué era lo qué quería hablar?- dijo algo fastidiado
-pues ella sabe que le estamos ocultando algo, y quiere saber que es... ella piensa que ya perdió nuestra confianza. Y sin querer se me salió decirle que te esta pasando algo, ¡no le dije que!, solo le dije que tú me lo habías contado a mí y que, tal vez, se lo contarías a ella- terminó de decir y espero la reacción de su amigo
-¡¿Cómo pudiste decirle eso?!- dijo alarmado Ron -¡¿Cómo piensas qué le voy a decir lo de mi sueño con ella?! ¡Estas loco!- le reprocho a Harry
-disculpa Ron, se que ni siquiera tienes pensado decirle, pero fue un error mío. Ya veré como solucionarlo...
-no, mejor deja así las cosas ¡No hagas ninguna tontería!- y lo miró reprobatoriamente.
Con esto terminaron de desayunar y salieron a caminar por los patios del colegio, era un día soleado y el clima era muy agradable mientras seguían hablando del tema. No habían visto a Hermione, cuando fueron a la sala común tres horas después la encontraron sentada en un sillón junto a la ventana sumida en un libro.
Se acercaron y se sentaron junto a ella. La chica solo los miró por encima de su libro y mientras volvía a su lectura, ellos dijeron al unísono:
-¡hola Hermione!
-hola- contestó mirando aún el libro y sin animo
-¿por qué no bajaste a desayunar? No te vimos- preguntó Harry, ella no despegaba los ojos de su lectura
-claro que baje, pero estaban tan entretenidos platicando que no se dieron cuenta que pasa por detrás de ustedes- dijo en tono molesto. Ellos se miraron y se sintieron mal.
-¡Oh!... disculpa no te vimos- dijo tímidamente Ron
-no te preocupes, ya me estoy acostumbrando a que me ignoren- dijo la chica de melena castaña despegándose por fin del libro y fulminando con la mirada al pelirrojo. A este se le encendieron las mejillas y miró a otro lado.
-¿saben?... me voy. Ya es hora del almuerzo, no veremos- dijo Hermione cortantemente mientras se levantaba y dejaba a sus amigos solos.


Ellos decidieron no seguirla, ya que no querían hacerla enfadar más y mejor subieron por sus cosas para hacer sus deberes. Cuando terminaron, se dieron cuenta de que apenas tenían tiempo para cambiarse e ir al estadio de Quidditch a entrenar. En el estadio ya se encontraban el resto del equipo, comenzaron su entrenamiento y cuando el sol comenzó a ocultarse lo dieron por terminado. Como el día había estado un poco caluroso y el entrenamiento había sido muy duro, habían sudado más de lo normal. Así que Ron decidió irse a dar un baño a donde le correspondía, (el baño de los prefectos). Dejó a Harry en la sala común, subió por sus cosas y salió.
Cuando Ron llegó al baño, dio la contraseña. Vio que alguien, que había entrado antes que él, había olvidado sus cosas. En el piso estaba una mochila abierta, cosas personales metidas de golpe y una toalla también tirada en el piso, parecían las cosas de una chica. Él recogió la toalla y pudo sentir que estaba empapada. La puso en un toallero (donde se pone las toallas), recogió la mochila y la puso en una silla y se percató de que había una túnica debajo de ella. Mientras cerraba la mochila pudo ver entre los objetos personales, un espejo, un cepillo y una camisa rosa pálida que se le hizo muy familiar. No le dio importancia, dejó sus cosas y comenzó a desvestirse, estaba realmente pegajoso, ya que había sudado mucho. Se metió en la gran tina, sintió la tibia agua perfumada mojando su cuerpo, la espuma lo rodeaba. Comenzó a tallar su cuerpo con una esponja, y después de un rato se sumergió. Así estuvo más o menos media hora, sintió deseos enormes de volver a masturbarse y cuando había comenzado a tactar su miembro, oyó que la puerta se abrió. Rápidamente se tapo con la espuma, lo que ahora se había vuelto muy visible, y espero a ver quien había violado su privacidad.


-¡Hey! ¡Que no ves que alguien esta ocupando el baño!- gritó muy enojado Ron. Pero su sorpresa fue mayor al ver de quien se trataba.
-¡Hermione! ¿Qué haces aquí?- preguntó ahora el chico sin rastro de enojo
La chica también se había llevado una gran sorpresa, se había puesto hasta pálida de la impresión y se encontraba parada frente a la gran tina observando a Ron muy callada y con los ojos muy abiertos. Cuando por fin pudo reaccionar la chica, atinó a decir:
-lo... lo... siento Ron. Pensé que nadie había entrado...- se dio media vuelta mientras el chico tomaba una toalla cercana, salía de la tina y se la enrollaba alrededor de la cintura.
-lo siento... yo... estaba hace un rato aquí y olvidé unas cosas- dijo muy nerviosa la chica
-así que tú eres la dueña de esta mochila que encontré tirada en el piso...- le dijo el pelirrojo un tanto incómodo
-si... así es. Lo que pasa es que me estaba bañando y Ginny me vino a buscar... me dijo que la profesora McGonagall me mandó a llamar de urgencia y tuve que salir de prisa... apenas me dio tiempo de secarme y vestirme... como puedes ver, ni siquiera me peiné...- dijo tímidamente.
Ron miró por detrás la cabellera castaña de su amiga y vio que la traía recogida en una coleta mal hecha y que de ella aún caían débiles gotas de agua. Se notaba que apenas había podido quitarse el exceso de agua en su cabellera. Como Hermione le daba la espalda, aprovecho para verla bien y también pudo observar que la chica llevaba mal puesta su ropa; se notaba que había salido corriendo a la llamada de la profesora.
-si, puedo notarlo- le dijo su amigo
-mmm... ¿puedo tomar mis cosas?- preguntó nerviosa la chica, ya que quería voltear y recoger rápidamente sus cosas, pero lo único que soportaría ver desnudo, era el torso de su amigo y no algo mucho más incómodo.
-cla-claro, claro...- tartamudeó Ron.


Hermione se dio vuelta mientras, su pelirrojo amigo se ponía una toalla sobre la cabeza y comenzaba a tallar con fuerza su cabello mojado, intentando secarlo. Ella caminó hacia la silla donde Ron había puesto sus cosas, pero está no le quitaba la mirada a su amigo.
“su torso esta muuyy bien formado, le falta asolearse un poco pero se ve muy guapo... y se ve aún más guapo con su cabello rojo alborotado; se ve... sexy”- pensó la chica castaña mientras iba camino a tomar su mochila. Había descubierto tiempo atrás, que Ron le agradaba más que un amigo, así que ya no le costaba admitir (al menos en sus pensamientos) que Ron le gustaba.
En ese momento los dos se quedaron quietos, mirando hacia la puerta, ya que habían escuchado un ruido.


-Ron... parece que alguien va a entrar. Si nos ven aquí a los dos nos vamos a meter en un gran problema- dijo la chica alarmada.
Oyeron claramente como abrían la puerta. El pelirrojo pensó en solo un instante y sin perder más tiempo tomó a Hermione del brazo mientras la guiaba a un cubículo. La chica no sabía por que la había jalado de tal forma pero decidió no poner resistencia. Ron abrió rápidamente la puerta de aquel cubículo y la empujó dentro mientras él entraba también. Él espacio no era tan grande así que la castaña tuvo que subirse a el excusado (arriba de la tapa de este), para que los dos cupieran en el cubículo y también por si la persona que había entrado no viera que se encontraban dos personas y no una.
-eso podría malinterpretar las cosas- pensó ella.


Ron se encontraba de frente a Hermione, con los brazos en alto, apoyados en las paredes laterales del cubículo, mirando fijamente los ojos de Hermione. Y esta se encontraba hincada arriba del excusado frente a Ron, apoyando una de sus manos en una de las paredes laterales y la otra en el pectoral del pelirrojo, pues no podía mantener muy bien el equilibrio, ya que se tambaleaba por su mal postura; cuando logró equilibrarse pudo sentir la mirada de Ron y decidió mirarlo también a los ojos. En el momento que sus miradas se encontraron, ambos sintieron un calor poco usual, sus mejillas cambiaron a un color rojo... pero eso no impidió que rompieran su contacto visual.
El pelirrojo comenzaba a excitarse, ya que el contacto de la mano de Hermione en su pecho, lo ponía cada vez más nervioso. Ella se sentía un poco incomoda ya que nunca había estado en una situación parecida, pero a pesar de esto no quería que aquella situación terminará. Se dejaron de ver a los ojos, cuando escucharon que la persona que había entrado, preguntó:
-¿hay alguien aquí?
Ron se llevo su dedo índice a los labios, en señal de silencio. Salió, cerró el cubículo y dijo:
-si, acabo de terminar de bañarme y estaba en uno de los cubículos, ¡que susto me has dado!- dijo intentando parecer normal.
Aquella persona que había entrado era el capitán del equipo de Quidditch de Ravenclaw.
-¡Oh, lo siento! Pensé que no había nadie... como no escuche ni vi a nadie. Pero cuando vi ropa botada en el piso, decidí preguntar- dijo apenado el Ravenclaw.- solo vine por mi túnica que la olvidé en la mañana aquí- tomó la túnica debajo de la silla y caminó hacia la puerta.
-no te preocupes... menos mal que encontraste a un hombre, ¡imagina si hubiera sido una chica!- dijo Ron
-¡Uyy! Creo que me iba a ir muy mal... – contestó divertido el chico, -bueno me voy... ¡gracias! Y perdón por el susto- al terminar de decir esto salió.
El pelirrojo aprendiz de mago suspiró en señal de alivio, se acomodó la toalla que traía alrededor de la cintura y fue hacia el cubículo donde aún se encontraba su amiga de melena castaña. Abrió la puerta y la vio sentada en el excusado, dando también un suspiro de alivio. Esa escena le pareció muy graciosa a Ron y no pudo evitar reírse, ella lo miró y le dijo:
-menos mal que no nos han descubierto... ¡¿tienes la menor idea si eso hubiera pasado?!- dijo muy alarmada
-pero eso no sucedió... así que tranquilízate Hermione- contestó Ron intentando calmarla. Ella se levantó, intentó pasar pero Ron no le permitía pasar, ya que su cuerpo abarcaba la mayor parte de la entrada de aquel cubículo.

-¡hazte a un lado! ¡Me voy antes de que venga alguien más!, ¡quítate Ronald!- dijo fastidiada la chica. Ron la miró divertida pero no se movió. Por alguna extraña razón siempre le había gustado hacerla enfadar, pues él pensaba que enojada se veía más linda. Ella al notar que su amigo no se movía lo empujó, este dio un paso atrás, pero sin notarlo había un charco. Lo pisó descuidadamente, resbaló, agarró a Hermione para intentar no caer pero fue inútil... había caído de espaldas y se había traído consigo a Hermione que ahora estaba encima de él.


Estando ahí en el piso, ella se apoyó con sus manos en el pecho de él; se volvieron a mirar a los ojos pero ahora el pelirrojo notó una mirada diferente en su amiga. Él tenía una mano sosteniendo la toalla de su cintura y la otra agarraba, sin saber como había pasado aquello, agarraba... ¡un seno de ella!


Al percatarse de esto, entendió la cara de Hermione. Ella se levantó rápidamente con una cara de confusión, Ron también se levantó rápido y le dio la espalda a la castaña.
-Hermione... perdón... fue sin querer... no... No se como pasó... fue un accidente...- dijo muy apenado el chico. Y la verdad era que no sabía como había pasado. Mientras decía esto apretaba con su mano la toalla que lo cubría y con la otra se tapaba los ojos.
Hermione lo volteó a ver, pero solo vio la espalda de este, observó sus orejas y vio que estaban totalmente rojas; sabía que él chico estaba muy apenado.
-no... No te preocupes Ron, se que no lo hiciste a propósito... resbalaste y... fue un accidente. Lo entiendo- dijo la chica en voz baja y aún confundida. Tomó su mochila que estaba en la silla y salió del baño muy deprisa.
Ambos sabían que lo que había pasado era un accidente, pero ambos sentían algo en común... aquello no les había desagradado en lo absoluto.
Camino a la sala común, Hermione iba perdida en sus pensamientos:
-¡fue un accidente! ¡Lo sé!... pero ¿por qué no me incomodó que me haya tocado?, no es algo que una se deje hacer, pero con él fue diferente... ¡¿qué me esta pasando?!- se cuestionaba a ella misma.


Hermione no entendía porque le había agradado sentir que Ron la tocará, alguien alguna vez en el pasado lo había hecho también por accidente y su reacción había sido de total furia, pero esta vez había sido diferente... no se había tornado molesta ni alarmada, sino... sorprendida, sorprendida de no haber sentido enojo alguno, sorprendida de no haberse mostrado alarmada, ¡sorprendida de que esa sensación le haya agradado!... no lo podía entender... cuando Ron tocó su seno, aunque fue sin querer había sentido... placer. Tal fue la sensación de agrado que hasta sus pezones se habían endurecido y ahora se notaban por encima de la ropa, ¿se había excitado?... ¿qué le estaba ocurriendo con Ron?


Por otro lado Ron, mientras se vestía recordaba aquel accidente. Cerró sus ojos por un momento y recordó la caída, recordó la sensación que sintió al haber tocado el seno de la dueña de su fantasía. Se “sentía” igual que su sueño... ya que tenía la forma y él tamaño que él recordaba visualizar en su fantasía... esto lo excitó mucho, entró a un cubículo (el mismo donde había estado Hermione momentos anteriores), y comenzó a hacerse el amor a sí mismo recordando aquel excitante accidente.

1 comentario:

ElArquerodelaluz dijo...

1° quisiera explicarte porque te deje 3 mensajes HOY. Los Escuche ayer antes de Dormir los 3 cap.(los transforme en AUDIOLIBRO, espero que no te moleste♥, Así me Ahorro tiempo♥)
------------♂------------
Capitulo Excelente!.
La Escena Del ¨Accidente¨ Me Trae tantos RECUERDOS.
Una chica que no savia NADAR Muy Bien, Tubo que apoyarse en MI para no hundirse, y Su Semi-desnudo Cuerpo(BIKINI) se Roso con mi Espalda.
En Mi caso yo ya lo Abia Planeado, Pero Fue Mejor de lo Que Esperaba, una De Las MEJORES sensaciones de mi Juventud.